La historia de  CLINICA LA PAU  no es, seguramente, distinta de cualquier otra historia que hayas podido oír o leer hasta ahora. Probablemente, es muy parecida a esa historia que todo el mundo cuenta en la portada de su página web. Y es posible, que cuando la leas, pienses que después de todo, ha sido una historia más, una de tantas.  Pero lo que si es seguro, de lo que tengo una absoluta certeza, es de que cada vez que yo la cuento o la escribo se lleva trás de si una parte de mi vida, una parte de mi pasado.

     Todo comienza un 14 de enero de 2009, cuando cansado de vagar por diferentes centros médicos, consciente de los problemas que aquejaban al sistema y con un montón de ideas e ilusiones en la cabeza, decidí realizar mi propio centro médico. Todo un reto, si señor, pero no podía ser de otra forma. Había puesto tanto esfuerzo en aprender, tanto empeño en estudiar, en avanzar, en mejorar, que no podía dejarme llevar por lo cotidiano. No. Esa no era la medicina que había aprendido. Esa no era la forma de ejercerla. Había que hacerlo bien, o al menos, todo lo bien que pudiera. ¡Estaba decidido!. ¡Tenía que hacer las cosas a mi manera!.

     Y es así como nació  CLINICA LA PAU. Con los temores, los miedos, las complicaciones, las inquietudes y también las alegrías, como no, que sólo te puede dar un hijo, pero que aceptas de buen agrado porque sabes que es tuyo, que es parte de tí, que lo has hecho tú. Porque eso es la clínica para mí: un hijo. Un centro hecho a mi manera, a mi estilo. Un centro que es como yo imaginaba que tenía que ser, con una forma de ejercer la medicina muy personal, muy mía. Un centro del cual me siento cada día más orgulloso, igual que se siente un padre de su hijo.

     Después, con el paso de los años, y desde ese primer día, aquel centro médico que empezó como una única consulta de pediatría, ha ido creciendo, aprendiendo, mejorando, superándose cada día, pues con el paso del tiempo, se ha ido rodeando de personas qué, pobres locos, comparten mi pensamiento e inquietud por la medicina.

     Y hasta aquí la historia que os quería contar. La historia de nuestro centro médico, de una parte de mi vida. Y de cómo, entre todos, formamos esta gran familia que llamamos  CLINICA LA PAU, y a la que tú también perteneces.

 

 

Director Médico

}